Las personas se toman vacaciones, pero las empresas siguen funcionando ¿Cómo controlar el impacto de las vacaciones del personal?

Según un estudio realizado por Bayton - grupo empresario dedicado a la gestión del capital humano- más del 25% de los empleados suelen tomar sus vacaciones en la segunda quincena de enero, el segundo puesto lo comparten la primera quincena de enero (15%) y la primera quincena de febrero (15%), por lo que durante los primeros 45 días del año más de la mitad de los empleados estarán fuera de sus funciones, por períodos que pueden ir desde 1 o 2 semanas a más de 4. ¿Cómo afecta esto a las empresas? ¿Qué medidas tomar para mantener la productividad y la salud organizacional?

Llegando a fin de año, comienza la época donde gran cantidad de gente aprovecha para acceder a su período de descanso, por lo que muchas organizaciones deben encontrar la forma de continuar funcionando con normalidad, adaptándose a los cambios dentro de su esquema para minimizar el efecto de la ausencia de parte de su personal. Más del 90% de los empleados toman sus vacaciones entre diciembre y marzo, siendo los primeros 45 días del año aquellos en los que la mayoría se aleja de sus funciones para descansar, en base a un relevamiento realizado por Bayton entre cerca de 500 trabajadores, de distintos rubros y localidades.

Para evitar que perjudique sus resultados, cada compañía debe tomar ciertos recaudos  y trabajar activamente en orden de minimizar el efecto vacacional en su desempeño. En la mayoría de los casos, las tareas del empleado en descanso pueden ser cubiertas por compañeros de su misma área, o áreas relacionadas, que cuenten con el conocimiento para desarrollar satisfactoriamente la suplencia hasta su regreso. En caso de que no sea posible cubrir las tareas internamente, existe la alternativa de contratar personal de forma eventual para reemplazar momentáneamente al empleado durante el tiempo que dure su receso, por lo que este período puede abrir la oportunidad de ingresar al mercado laboral a gran cantidad de personas que se encuentran en busca de sus primeras experiencias o de ampliar sus expectativas laborales. Respecto a esto, Ricardo Wachowicz, Presidente de Bayton, resume: “Las suplencias eventuales en temporada de vacaciones son la oportunidad para muchos jóvenes para tener sus primeras experiencias, teniendo una alta probabilidad de permanecer dentro de las compañías, como 1 de cada 3 personas que ingresan bajo ésta metodología”.

Durante este período, también es muy importante trabajar en la mentalidad y el clima laboral, con el objetivo de reducir el estrés en los empleados que regresan de sus vacaciones, para que se adapten de mejor manera y puedan rendir satisfactoriamente sin perder la frescura, pudiendo ofrecer beneficios especiales desde horarios flexibles, home-working, u otras alternativas que puedan incidir positivamente para amenizar el regreso a la rutina.

Por supuesto, cada situación es diferente y deberá analizarse de forma profunda como trabajar proactivamente para potenciar el rendimiento de cada sector y minimizar el impacto del receso vacacional, recurriendo a las herramientas que mejor se adapten a las necesidades particulares dentro de las posibilidades de la organización.